Km. 0

km0_1

Del campo a casa

Goldenexport ofrece a todos los distribuidores de fruta próximos la posibilidad de adquirir un producto con la proximidad como sello distintivo. Con esta iniciativa queremos que el cliente final vea reflejado en el producto el valor añadido que le hemos otorgado en el proceso de producción.

Esta nueva forma de cooperación entre productor y distribuidor local también permite la reducción de actores intermediarios y, por lo tanto, la disminución de costes económicos y ambientales relacionados con el transporte y la movilidad. El modelo de producción de proximidad nos permite detectar las necesidades y preferencias del cliente y como consecuencia poder ofrecerle una fruta en línea a su demanda. Asimismo, nos permite potenciar las variedades locales y los métodos de producción tradicionales. La producción para el consumo de proximidad nos permite preservar nuestra identidad y contribuir a la pervivencia del territorio, defendiendo los valores agrícolas y tradicionales.

Mejorando el medio ambiente

La fruta de proximidad contribuye a mejorar el medio ambiente y a frenar el cambio climático. La corta distancia entre el inicio del proceso de producción y el cliente final reduce la emisión de gases contaminantes en el transporte de la mercancía. También supone una reducción notable en gasto de embalajes plásticos. Gracias a la cultura de la fruta de proximidad, potenciamos la agricultura local y tradicional, plenamente integrada en el entorno natural y sin retorno negativo en el medio ambiente.

Potenciando la producción local

La filosofía del producto de proximidad también nos ayuda a apoyar la producción propia y de los productores de la zona que colaboran con nosotros. Este nuevo enfoque en la distribución nos permite aportar valor añadido a un producto de máxima calidad: la fruta de Lleida, hecha por los agricultores que forman parte de nuestro proyecto desde hace muchos años. Unos agricultores que sabemos cómo trabajan y podemos garantizar que cultivan unos frutos de máxima calidad y que practican una agricultura respetuosa con el medio ambiente. Además, la fruta de proximidad potencia el producto de temporada. Consumir los frutos en su estacionalidad nos permite ahorrar costes de producción y reducir el gasto energético.

Produciendo al gusto del cliente

La fruta de proximidad y de temporada nos permite disfrutar del momento óptimo de madurez, con el gusto idóneo y la textura perfecta. Los clientes cada vez somos más exigentes y estamos más informados. El sector frutícola ha desatendido durante muchos años al cliente final. El resultado ha sido una desafección hacia la fruta con el consecuente descenso en el consumo. La filosofía del producto del territorio intenta cambiar estas tendencias. No sólo garantiza una fruta en su punto óptimo de sabor, sino que asegura un producto con su valor nutricional en el momento más álgido y con las propiedades organolépticas intactas.

km0km0_3